Fotógrafo oficial del Festival Keroxen. Keroxen no es una exposición artística. No es un festival de música ni un producto cultural para consumir pasivamente sentado en una butaca o paseando por una sala de museo.

Es un lugar de fusión de distintas disciplinas artísticas, una oferta creativa, un dispositivo, una maquinaria desde donde se trata de estimular las interacciones humanas y artísticas.

Un lugar transformado, una audiencia trastocada, una utilidad espacial reinventada.

“El Tanque” se convierte durante un mes y medio en un gran contenedor lleno de rincones y subdivisones en las que aparecer y desaparecer, con diferentes acústicas y con multitud de intervenciones de grupos de música, de performances, de danza, y de artes visuales.

Imágenes sin retoques involucrados, todo está en la cámara, excepto correcciones normales como los niveles, contraste, etc